Algunas consideraciones acerca de la despenalización de marihuana para uso personal
 


Nos parece importante definir nuestra posición "anti-criminalizante" del consumo de "substancias psico-neuro-bio-genético-socio-tóxicas".

Si estamos definitivamente a favor de la ilegalización de todas estas "substancias", y de la urgencia de adecuar las sanciones a quienes transgredan la ley; diferenciando los consumidores de los adictos, y a ambos de todos que se involucran en el "narco-comercio, por ser una actividad genocida. En este sentido seguimos la clasificación que hace más de tres décadas propuso Kenneth Kenisberg de la Universidad de Harvard entre: los probadores de drogas ("tasters"), los buscadores ("seekers") y los que se involucran en el comercio ("heads").

Si la ley instrumentada en nuestro país, la 23.737, no resultó efectiva, debe ser revisada y mejorada, pero "despenalizar" en un contexto nacional donde reina la anomia, y las drogas de hecho están despenalizadas, con consecuencias gravísimas para todos los que habitamos esta nación, es un error que va a resultar costosísimo, tanto en salud publica como en seguridad, no solo para los ciudadanos actuales, sino también para las futuras generaciones. Pero algo más, la principal consecuencia es el daño moral, ya que las leyes que favorece el culto de las drogas, son opuestas, tanto a los "diez mandamientos" que enseña la "Biblia", como a las normas que establece la "Constitución Nacional", especialmente el tan mencionado "Capítulo 19" que defiende los derechos personales y como reza en el dictamen de la "Corte Suprema de Justicia de la Nación", pág.2 "Sobre esta base la defensa afirma que la incriminación de la mera tenencia crea una presunción genérica y absoluta de peligro abstracto que dejaría insatisfechos los requisitos del articulo 19 de la Constitución Nacional que exige el daño o peligro concreto a derechos de terceros, al orden o a la moral publica".

De acuerdo al "fallo" ¿Cuál marihuana se despenaliza?

Según consta en la pág. 649, del libro publicado por Stephen B. Karch "Pathology of Drug Abuse", 4th Edition. Año 2009, editado por CRC Press, USA, marihuana:

"La vida media promedio de eliminación es de un día, y ya ha sido reportado que en los usadores frecuentes suele hacerse entre 3 y 13 días", "… tiene 489 componentes" (la mayor parte aun no han sido estudiados).

"El contenido del principio activo THC en las hojas es del 1 al 10%, y el hashish – resina – tomada de las partes inferiores de la planta 15% y los productos de mezclas han conseguido un tenor de THC del 20%".

"Según el fallo ¿cuál es el tenor de THC coexistente con un estado mental que no signifique riesgos para si mismos y terceros?

Pág. 653. "Marihuana se fuma en dosis de 5 a 20mg, y produce una variedad de efectos farmacológicos que incluyen: sedación, euforia, alucinaciones, y distorsiones temporales".

El fallo establece ¿cuantas horas debe permanecer encerrado en su casa quien fume?, pues si sale sus actitudes, especialmente si dirige automóviles, motocicletas o bicicletas o inclusive cruzando calles suponen un riesgo para sí mismos y los demás".

Pág. 657: "Estar expuesto pasivamente a marihuana fumada también produce metabolitos detectables en la orina del fumador pasivo, etc."

En síntesis, estamos ante un "fallo judicial" que encontramos preocupante pues en lugar de facilitar la lucha contra las drogas, minimiza o banaliza su significado, abriendo las puertas al "narcomenudeo", facilitando así su difusión y consumo, especialmente entre quienes más nos preocupan, o sea los niños y adolescentes, que ven facilitado la experiencia irreparable de empezar a fumar, ya que como lo venimos postulando:

"Marihuana es una marca de tabaco aun no registrada".

Por otra parte e íntimamente interrelacionándolas, deberíamos tener en cuenta que: "Fumar es la principal causa de muerte prevenible en los Estados Unidos"… "El uso de tabaco entre los adolescentes es un área de considerable preocupación para la salud publica". "Tabaco es generalmente la primer droga experimentada por individuos que usan drogas ilícitas".

Estos conceptos están expuestos en el Capitulo Nº 101 "Adolescentes fuman cigarrillos", del libro: "Addiction Medicine", 4ta Edición, de Reis, Fiellin, Miller y Saity. Editorial Lippincott, Williams y Wilkins, USA, 2009.

Por su parte Di Franza, de la University of Massachussetts Medical School of Worcester, USA, postula en un artículo publicado en el "Scientific American", de mayo de 2008. Pág. 60. USA: "Mis investigaciones aportan el sustento científico para una nueva hipótesis que muestra que tan pronto como la exposición a nicotina que produce fumar un cigarrillo puede cambiar el cerebro, modificando sus neuronas en el sentido de estimular el anhelo ("craving") de fumar", "o sea que un solo cigarrillo puede alterar el cerebro lo suficiente como para desencadenar el comienzo de la adicción".

En síntesis esta nueva ley "banaliza" el fumar, desconsiderando los conocimientos científicos, razón por la cual nuestra opinión es que en el panorama actual argentino, favorecerá el "narcomenudeo" y el aumento de consumo de tabaco, entre cuyas marcas se encuentra una "aun no registrada – marihuana" - , favoreciendo además el ya peligroso consumo compulsivo de alcohol, pues está científicamente demostrado que por lo menos uno de los canabinoides – dronabinol – inhibe la naúsea y el vomito y favorece así el beber compulsivo.

¿Estas prácticas no significan riesgos para sí mismos y para terceros?

¿Es necesario legitimarlas constitucionalmente?

No estamos de acuerdo.


Prof. Dr. Eduardo Kalina.