Despenalizar la tenencia de drogas para uso personal es legalizar la venta minorista


Carta Abierta a mis compatriotas


Los argentinos estamos padeciendo una grave epidemia producida por la difusión casi sin restricciones del "uso-abusivo" de substancias a las que hemos denominado: "psico-neuro-bio-socio-tóxicas".

Así es; en nuestro país actualmente, despenalizar significa traducir a un lenguaje técnico una situación que existe de hecho, y que ya tiene consecuencias nefastas para la vida de todos nosotros.

Con las leyes del blanqueo de capitales se legitima el negocio mayorista. Con la despenalización el minorista, pues es casi imposible establecer el ideal que sostienen respecto "a la libertad individual para uso personal que no involucre a terceros".

Señores integrantes del "Comité de Científicos que asesoran al Gobierno Nacional", en el cual no encuentro ningún científico del área de la neurociencia, solo juristas, abogados, psicólogos, y sociólogos, desconocen Uds. que es imposible no involucrar a terceros cuando una persona contrae esta enfermedad, que además de ser de evolución crónica y altamente discapacitante, es "contagiosa" y que además tienen una connotación suicida a corto o largo plazo?

Cada adicto, va involucrando por un tipo de contagio no bacteriano, ni virósico, pero si por presión psicológica a otros, así que su difusión es rápida y muy difícilmente controlable si no se establecen solidas barreras de contención social.

Las adicciones como lo indica la etimología o sea el significado de la palabra, son estados de esclavitud.

Por lo tanto legitimar su uso es reinstaurarla como norma legal. Y esto es contrario al espíritu de nuestra Constitución Nacional y también contra las leyes del libre comercio, ya que permite a los "comerciantes" tener poblaciones cautivas al crearles dependencias, siempre psicofísicas, que exigen tratamientos costosísimos para desintoxicarse y rehabilitarse, pero no curarse, porque hasta el presente podemos precisar que las adicciones son ENFERMEDADES PREVENIBLES, TRATABLES, CONTROLABLES, pero NO CURABLES.

Por lo tanto nos surge con preocupación la pregunta ¿Son necesarias?

La difusión de la inseguridad, el crimen inmotivado, todo tipo de violencias sociales, además de los cuantiosos costos que generan en el área de la salud pública y que se multiplicaran en los próximos años ¿Son necesarios?

En Argentina, nuestro país, se ha pedido el respeto a las leyes, es decir a los límites que debemos respetar para poder convivir en sociedad y que con una claridad y sencillez conmovedoras, están sabiamente sintetizadas en los "NO" de los "DIEZ MANDAMIENTOS".

Nosotros no los cumplimos, ni lo que dicen las miles de leyes que rigen en nuestro país.

La ley 23.737 aún vigente, establece que cuando una tenencia es para uso personal y hay una dependencia física o psíquica de la substancia, el juez debe imponer "una medida de seguridad curativa consistente en un tratamiento de desintoxicación y rehabilitación por el tiempo necesario" por lo que se deja en suspenso la pena que pudiera corresponder.

Es decir que ya se lo considera un enfermo y no un delincuente como "acusan" los defensores de la despenalización.

La mala aplicación de la ley, el no respeto a su "espíritu" o "intencionalidad" de imponer tratamiento obligatorio a seres que son transformados por el efecto de la química sobre el cerebro, que los lleva a un trágico estado de "Negación psíquica" les impide tomar conciencia acerca de los riesgos que significa la enfermedad que están contrayendo.

Intercalo un breve comentario sobre los tratamientos por imposición. Con 48 años de experiencia clínica afirmo que son altamente positivos si los que lo llevan a cabo están capacitados y se cuenta con recursos ambientales como clínicas, centros comunitarios, comunidades terapéuticas, etc. adecuado a esta finalidad.

Esta ley se aplicó mal, o la aplicaron mal. En consecuencia hay que corregirla, pero liberar las drogas va contra todo lo que sabemos requiere la prevención que exige restricciones de todo tipo al acceso a estas substancias.

Para que necesitamos el "Anmat" que controla los medicamentos que consumimos si cada uno puede hacer lo que quiere y vender lo que quiere si es para "uso personal", palabras mágicas que suenan bien pero que son imposibles de cumplir sin involucrar a los otros.

No desconocemos que los adictos son "emergentes" de la realidad "psico-socio-económica-política" que vivimos, y que debemos intentar rehabilitarlos, para lo cual es inadecuado favorecer el acceso a las "substancias psico-neuro-bio-socio-tóxicas".

¿Conocen los Asesores del Comité Científico del Gobierno que Nestler y Hyman científicos reconocidos internacionalmente, definieron en 1994 a las adicciones como: "la búsqueda compulsiva de substancias que no tienen utilidad para la salud y que se consumen a pesar de que hacen daño"?

¿Cual es el ejercicio de la libertad que puede hacer un individuo, especialmente si es muy joven o un niño como los que se drogan actualmente, con un cerebro transformado por estos tóxicos?

¿Cual es el ejercicio de la libertad que puede hacer un individuo, especialmente si es muy joven o un niño como los que se drogan actualmente, con un cerebro transformado por estos tóxicos?

Fumar y beber alcohol, prácticas liberadas, son gradualmente restringidas por los tremendos costos que ocasionan a la sociedad, ¿y vamos a liberar a las otras que son muchísimo más destructivas?

Nestler años más tarde (2001) redefinió a las adicciones como un fenómeno de "neuroplasticidad" o sea que producen cambios definitorios en el cerebro humano, y ahora en el 2008, vuelve a modificar su posición y destaca: "adicción es remodelación de la cromatina", es decir que altera la genética humana.

¿Quién dice la verdad, los que defienden "el uso personal" o lo que nos enseña la ciencia?

¿Por qué no se consultó al Conicet, o a las Facultades de Medicina y Farmacia y Bioquímica de las Universidades Nacionales y Privadas o a las Fundaciones Leloir, Fleni, Favaloro, etc.?

Compatriotas. Liberar las drogas es una medida con connotaciones filicidas pues sus consecuencias son graves y equiparables al "ecocidio", conducta con la que nos estamos comportando con el planeta tierra en el que tenemos que vivir.

Liberar la cocaína y especialmente la pasta básica es favorecer la involución del "homo sapiens" al "hombre de neandertal", pues destruyen el lóbulo frontal del cerebro humano, definido por el celebre neurólogo ruso Lauria como "El lóbulo de la civilización".

¿Es esta la libertad que propugnan nuestros juristas y políticos, negando los conocimientos científicos?

¿Es esta la libertad que propugnan nuestros juristas y políticos, negando los conocimientos científicos?

Hasta el presente el tema de las drogas estuvo en sus manos con resultados nada estimulantes. Más de lo mismo es el "tratamiento que deciden aplicar".

Ellos no hicieron cumplir la ley y fracasaron. Ahora indican "despenalizar".

¡Que Dios y la Patria se lo demanden!

Bs. As. Enero de 2009.
Prof. Dr. Eduardo Kalina.
Médico, Especialista en Psiquiatría.
Titular del Post-Grado en Adicciones de la Universidad del Salvador.
Master en Adicciones.