Dr. Eduardo Kalina
 
Resumen comentado.
 
Tema: "Como tragar los medicamentos de manera segura".
 
Alan J Gelenberg.
"Biological Therapies in Psychiatry" enero de 2014. Vol. 37. Nº 1. USA.
 
Introducción.
 
Este material es de una gran importancia práctica para todos los médicos, personal de enfermería, pacientes y familiares.
 
Recomendaciones.
 
En el año 1976, Evans y Roberts, publicaron en "Lancet" (2 (7997): 1237-1239), un articulo sobre "el destino de las tabletas que tragamos", basándose en un estudio que condujeron en 1970 con 98 pacientes a los que les dieron "tabletas", para tragar con 15 ml (equivalentes a 1 cucharada), de agua y la instrucción de acostarse inmediatamente boca arriba.
En más de la mitad de los pacientes la tableta quedó retenida en el esófago; con la demora consecuente en su absorción y en el comienzo de sus efectos clínicos, causando en muchos de estos casos irritación y ulceraciones esofágicas.
Ciertas medicaciones como: las que contienen hierro, aspirinas, anti-inflamatorios no esterioides, fluoxetina y tal vez otros ISRS son drogas que pueden causar esofagitis.
En el 2013, Andrade (J Clin Psychiatry (74 (10): 949-951) USA), después de hacer una revisión en la literatura planteó: "se debe recomendar siempre que se traguen las tabletas, píldoras o comprimidos o grageas, y luego se ingiera -siempre- un vaso completo, lleno de agua; y si se lo hace comiendo este riesgo se minimiza; y además indica advertirles que no se acuesten hasta los 15 a 30 minutos después de tragar un remedio. Si el remedio es un hipnótico que lo toman antes de acostarse, debemos recomendarles que esperen por lo menos 5 minutos sentados en la cama, después de tomarlo, muy especialmente si son de un tamaño grande". Vale comentar que varios remedios psiquiátricos vienen en comprimidos o cápsulas psiquiátricas que son difíciles de tragar, razón por la cual para aquellos que tienen dificultad para tragar recomendarles los remedios que vienen en forma masticable o que se desintegren en la boca; y en el caso de que no existan, sugieren aplastarlos y colocarlos en agua bien disueltos.
Este tipo de recomendaciones debieran hacerse de rutina, especialmente con los pacientes psiquiátricos internados, que suelen ofre4cer muchas resistencias a tragar las medicinas, especialmente si son adictos, porque desconfían de nuestros remedios y de los que ellos consumen se tragan cualquier cosa son la mas mínima duda y así son las consecuencias.
Nos referimos a las habituales lesiones esófago-gastro-duodenales que suelen padecer.
Este tipo de disociación es lo habitual, a pesar que también la mayoría suele padecer patologías esófago, gastro-duodenales; pues fuman en exceso, beben café o te muy caliente; y todo tipo de bebidas alcohólicas, acompañados o no de refrigerantes y suelen comer comidas con contenidos sumamente irritables a nivel digestivo.
Como todo lector abra podido apreciar, vale adoptar este tipo de consejos y llevarlos a la practica con cualquier pacientes al que se le indican medicinas por la vía oral, aunque parezca un reiteración exagerada. Solo nos queda remarcar que ciertos remedios de "acción prolongada", no son cortables ni triturables porque pierden efectividad.
Valoramos este artículo como una buena lección practica acerca de la farmacoterapia.