Dres. Eduardo Kalina y Marcela Kalina
Cambridge. Mass. USA.
 
“Dabbing: una nueva presentación de la marihuana altamente peligrosa para toda la sociedad”.
 
Introducción.
 
Considerando la mega-campaña “prolegalización de la marihuana” que viene llevando a cabo el “NARCO-COMERCIO” en gran parte de nuestro mundo, nos parece importante informar que ya está en pleno desarrollo una “nueva forma de presentación”, vale la ironía, de esta “substancia psico-neuro-bio-genético-socio-tóxica”. En USA la consideran como el equivalente al “freebase” con la cocaína, pero en este caso es con la marihuana. En síntesis es una forma altamente concentrada de marihuana que viene en forma de vapor, como la “freebase” y su difusión en USA ya constituye un serio problema para la salud pública.
 
¿Qué es el dabbing?
 
Esta práctica permite la “in-corporación” de THC (tetrahidrocanabinol), el ingrediente psicoactivo de la marihuana pero altamente concentrado. El “BHO”, (“butano hasch oil”), es un compuesto tipo aceite o cera extraído de la marihuana y se lo “in-corpora” colocado en un recipiente denominado “rig”, donde se calienta la “cera oleosa” con butano y el usuario la inhala, modalidad que permite una in-corporación muy rápida o sea instantánea de esta droga y sus efectos también se registran inmediatamente por parte del usuario. El “rig” se parece a los cigarrillos electrónicos pues no emite humo. Esta cualidad de hacer efecto inmediatamente y en forma muy potenciada que le permite al usuario experimentar el “high” así denominan en USA al estado placentero que produce su consumo y que es dos o tres veces más potente que el que produce la marihuana fumada que se consume habitualmente. Esta virtud le permitió ganar fama muy rápidamente. Este aceite de marihuana ya lo consiguen fácilmente en los locales donde venden toda la parafernalia que usan los fumadores y sino, ya hay formas de comprarlo por internet y hasta lo entregan a domicilio por “delivery”. A través de “google” se encuentra fácilmente todo tipo de explicaciones y guías de como producirlo y/o consumirlo y esto ya produjo accidentes por explosiones que ocasionaron victimas graves y fatales pues usan inflamables como el alcohol, butano, etc. lo cual va generando una seria preocupación en los Estados Unidos, que se va extendiendo por todos lados, especialmente porque los muy jóvenes son usuarios muy interesados en esta forma de consumir marihuana. Hacer el “aceite de hash” (“hash oil”), es uno de los pasos más peligrosos del “dabbing”, especialmente reiteramos por las explosiones, lo que llevó en los Estados Unidos a que el “FEMA” (Federal Emergency Mangement Agency) , emita advertencias especiales acerca de los peligros de fabricar el “aceite de hash”, además de las explosiones, preocupan las reacciones alérgicas y los daños de este veneno para el ser humano: taquicardia, “blackouts”, pérdida de conciencia, paranoias, alucinaciones, serios daños corporales por quemaduras, etc. “Youtube” es otra fuente de información y los adolescentes más jóvenes buscan imitar a los expertos, tratando de experimentar con dosis cada vez mayores, llegando a estados que requieren la atención de toxicólogos, por lo grave que son.

Si la marihuana habitual tiene un promedio de 15% de THC, el “hash oil”, llega a concentraciones que van del 60 al 90% y la adictividad se agrava. Expertos advierten que a medida que se va legalizando la marihuana, este tipo de prácticas como es el “dabbing” se va acrecentando con las consecuencias anteriormente descritas. Con lo que se comprueba una vez más, que toda medida permisiva da resultados negativos. La “limitoterapia” es la clave de todo tratamiento exitoso de la drogadicción.