Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player



 

Podemos decir que por norma se presentan como un conjunto de síntomas y signos  caracterizados por la presencia de una alteración del estado de ánimo hacia el polo displacentero, una serie de vivencias universales que las palabras nunca alcanzan a describir acabadamente.
Los síntomas competen diferentes áreas del comportamiento y de la personalidad, como las esferas afectiva, volitiva y cognitiva, además del compromiso de la salud física y de los ritmos cronobiológicos (alteraciones del sueño, del apetito, de la secreción hormonal).

 
 
Alteraciones en la atención, concentración y memoria, de corto y de largo plazo.
 
 
Conductas autoagresivas,suicidio, la más frecuente y homicidio, en claros casos de características psicóticas.
 
 
Falta de motivación, fatigabilidad, anergia (falta de fuerzas), aburrimiento (sobre todo en jóvenes), anhedonia (falta de capacidad para experimentar placer), desinterés, desesperanza, etc.
Finalmente los componentes del área de la ansiedad, que pueden configurar estados mixtos o comórbidos con diversas proporciones de uno u otro componente, que pueden variar de acuerdo a varios factores, como ser la edad, etapa del proceso en que se encuentra, tipo de tratamientos que ha recibido, especialmente si fue tratada con ansiolíticos o con antidepresivos en dosis y/o en tiempo adecuado, uso o abuso de alcohol, tabaco u otras drogas "psico-neuro-bio-socio-tóxicas" que es como sugerimos denominarlas para tener una noción más abarcativa de las consecuencias de esta frecuente complicación de los cuadros clínicos que estamos describiendo.