Publicado por Diario La Nación
Daniel Gallo

Boletín informativo
 
La ONU advirtió sobre los riesgos de no controlar el "cannabis medicinal"
 
En el informe anual se alertó sobre empresas que buscan legalizar la marihuana
 

La oficina antidrogas de la ONU emitió una contundente advertencia sobre los riesgos de legalizar el consumo de marihuana. En su informe anual, la Junta Internacional Fiscalizadora de Estupefacientes (JIFE) señaló directamente que Uruguay, Canadá y los Estados Unidos quebraron los acuerdos sobre controles de drogas al permitir en sus territorios el uso "recreativo" del cannabis.

También se expuso el peligro representado por las desviaciones del experimental uso medicinal del cannabis, al alertar sobre la "mercadotecnia" que busca imponer la idea de los supuestos beneficios de la marihuana con el único fin de elevar la tolerancia social a aquella y, en consecuencia, obtener millonarias ganancias empresariales con la potencial liberalización del consumo de esa droga.

Para los especialistas de la ONU, hay empresas que buscan posicionarse detrás de las campañas en favor de legalizar la marihuana.

"Los programas de cannabis medicinal en algunos estados de los Estados Unidos han sido utilizados por los partidarios de la legalización del cannabis para promover la legalización del consumo de cannabis con fines no médicos en esos estados. Los primeros estados que legalizaron el consumo de cannabis con fines no médicos (Colorado, Oregon y Washington) tenían programas mal regulados de ?cannabis medicinal', en los que se utilizaban los dispensarios para crear en la práctica un mercado legal de cannabis para consumidores que usaban la sustancia con fines no médicos. La tolerancia legal de los dispensarios de cannabis permitió la creación de una industria comercial cuasilegal del cannabis en esos estados", se indicó en el informe difundido ayer por la JIFE.

Y se agregó: "La disminución de los riesgos percibidos del consumo de cannabis y una activa mercadotecnia social por la industria del cannabis plantean importantes retos para la prevención del consumo de cannabis entre los jóvenes".

Tras analizar los casos de Uruguay, Canadá y algunos estados de EE.UU., los expertos que firman el documento anual más importante de la ONU sobre estupefacientes afirmaron: "La legalización del uso de cannabis con fines no médicos contraviene los tratados de fiscalización internacional de drogas".

Efecto contagio

La JIFE-ONU anticipó además un posible incremento explosivo del consumo de marihuana a partir de las decisiones -equivocadas para los especialistas- de legalización de esa sustancia en Uruguay, Canadá y en algunos estados norteamericanos.

"La experiencia adquirida con el consumo de alcohol y tabaco parece indicar que la legalización reducirá los riesgos percibidos de consumir cannabis y la reprobación social del consumo de cannabis. Todo aumento del consumo de cannabis con fines no médicos incrementará también los efectos adversos del cannabis en la salud pública. El efecto más probable es el crecimiento de las tasas de las lesiones causadas por accidentes de vehículos de motor, la dependencia y el uso indebido del cannabis, las psicosis y otros trastornos mentales y los resultados psicosociales deficientes en adolescentes", se consideró en el documento, elaborado en la sede que la ONU tiene en Viena.

Si bien el informe de la ONU reconoció que la experimentación de tratamientos sobre la base de "cannabis para uso medicinal" es avalada por los tratados internacionales -bajo fuertes controles estatales-, el documento estableció que hoy no existen pruebas científicas en ese tema.

"Los estudios recientes de los datos obtenidos de ensayos clínicos indican -según el documento de la JIFE-ONU- que existen pocas pruebas de que el dronabinol pueda ser útil para el tratamiento de náuseas y vómitos en enfermos de cáncer; existen pruebas limitadas de que el nabiximol pueda servir para tratar el dolor neuropático y la espasticidad muscular en pacientes con esclerosis múltiple, y existen pruebas limitadas de que el CBD pueda reducir la frecuencia de los ataques de algunos síndromes genéticos de epilepsia infantil intratable. Los cannabinoides no son un tratamiento de primera línea para ninguna de esas afecciones".

Para los expertos de la ONU que analizaron el mercado de drogas en el mundo, detrás de los programas de "cannabis para uso medicinal" se esconde una trampa empresarial que busca generar un nuevo mercado de consumo: "Es posible que los programas de ?cannabis medicinal' también hayan sido utilizados por partidarios de la legalización del consumo de cannabis para facilitar la legalización del consumo de la droga con fines no médicos, en contravención de los tratados de fiscalización internacional de drogas".

Esos expertos internacionales que evaluaron la situación del uso de drogas en cada continente aseguraron: "Esos programas han utilizado definiciones muy amplias de la expresión ?uso con fines médicos' y han permitido que empresas comerciales ofrezcan cannabis producido ilícitamente. En los Estados Unidos, esos programas también parecen haber reducido la percepción pública de los riesgos del consumo de cannabis y han debilitado la preocupación pública por su legalización".